BOAM nº 8587 (21/02/2020)
Agencia Tributaria Madrid

346

Resolución de 14 de febrero de 2020 de la Directora de la Agencia Tributaria Madrid por la que se aprueban los criterios generales del Plan de Control Tributario 2020.

- Simplificar y agilizar los trámites en los expedientes de fraccionamiento y aplazamiento de deudas tributarias y la posibilidad de solicitar dichos fraccionamientos por vía telemática a través de la Sede Electrónica y en la "Carpeta del Ciudadano".

- Conseguir una mayor eficacia en la práctica de las notificaciones a los obligados al pago utilizando de forma generalizada la PEE (prueba de entrega electrónica). Se revisarán los procesos de recuperación de domicilios para conseguir esa eficacia.

- Mejorar los procesos de información, tratamiento de datos y protocolos de tramitación administrativa para conseguir mayor eficiencia en la recaudación.

- Incrementar las diligencias de embargo de bienes y derechos conocidos de los deudores (dinero depositado en cuentas corrientes, créditos realizables en el acto o a corto plazo, sueldos, salarios y pensiones, bienes inmuebles, vehículos...).

- Llevar a cabo las actuaciones de comprobación e investigación sobre los bienes y derechos de los deudores, en atención al importe de la deuda pendiente de pago, en colaboración con otras Administraciones y Organismos Públicos para desplegar todos los efectos de la gestión recaudatoria municipal en los contribuyentes incumplidores, incidiendo de forma más intensa en los grandes deudores.

- Publicar el listado de deudores de más de un millón de euros. Al amparo de la modificación parcial de la Ley General Tributaria, que introdujo la Ley 34/2015, de 21 de septiembre, se inició en 2016 la publicación del listado de grandes deudores. La publicidad que anualmente se da, mediante la inserción en el BOE, de la situación de grave incumplimiento en la que se sitúan algunos deudores, contribuye a la disminución de la morosidad. En este sentido, esta medida de la publicación de listados de deudores, hay que enmarcarla en la orientación de la lucha contra el fraude fiscal a través del fomento de todo tipo de instrumentos preventivos y educativos que coadyuven al cumplimiento voluntario de los deberes tributarios, en la promoción del desarrollo de una auténtica conciencia cívica tributaria así como en la publicidad activa derivada de la transparencia en la actividad pública en relación con la información cuyo conocimiento resulte relevante.

- Poner en marcha procedimientos de derivación de responsabilidad en los procedimientos de apremio para el cobro de deudas de cuantía elevada cuando el cobro de las mismas es imposible con la información patrimonial que se dispone.

- Designar unidades de recaudación para la realización de actuaciones tanto para recabar información patrimonial «in situ» en empresas y establecimientos en los expedientes de mayor complejidad recaudatoria, como para llevar a cabo los embargos sobre los bienes muebles y dinero efectivo, que en colaboración con la Policía Municipal pudiera ser necesario realizar, especialmente cuando se trate de deudores con deudas en periodo ejecutivo de cuantía significativa.

- Hacer uso de todas las medidas que pone a disposición de la recaudación la legislación tributaria vigente para que se obtenga el abono de las deudas pendientes, instando los desarrollos informáticos que sean necesarios y estableciendo las relaciones de colaboración y cooperación con instituciones y Administraciones Públicas en orden a la obtención de la información necesaria para efectuar embargos o ejecutar los mismos.

- Activar y agilizar la exigencia de responsabilidad tanto civil y en su caso también penal en los supuestos de incumplimientos y comisión de infracciones susceptibles de sanción.

- Potenciar las actuaciones dirigidas a la mejora de los tiempos medios de gestión de las deudas, coordinando y agilizando los procedimientos de embargos con la finalidad de conseguir el cobro con la mayor eficacia y el menor perjuicio para el obligado al pago de forma que la enajenación de bienes tenga, en la medida de lo posible, carácter residual y revisando el estado de las deudas en esta fase del procedimiento.

- Utilizar el Portal de Subastas de la AEAT que facilita la tramitación y permite dar a conocer a un mayor número de interesados los procedimientos tramitados en recaudación en fase de subasta incrementando la concurrencia, lo que redunda en la mejora de los resultados recaudatorios.

- Instar los desarrollos informáticos necesarios para la mecanización de los procedimientos que repercutirán en una gestión más ágil y permitirán la utilización de los recursos personales a la exploración de vías de cobro, a la investigación de bienes, sujetos y sus relaciones, necesarias para la consecución del cobro de la deuda y la evitación del fraude.

- Intensificar la colaboración con las áreas liquidadoras, con el fin de detectar anticipadamente actuaciones tendentes a evitar el pago que se puedan apreciar en la fase de comprobación e investigación de los contribuyentes (ocultación de bienes, alzamiento...), y realizar el seguimiento de forma diferenciada de las medidas cautelares que se adopten sobre bienes y derechos del obligado tributario, con el fin de asegurar unos ingresos que en otro caso se verían gravemente dificultados.

 

- Agilizar la tramitación en la gestión de las deudas afectadas por procesos concursales, teniendo en cuenta que su tramitación se efectúa dentro de un proceso judicial y tendente siempre al cobro del máximo crédito impagado.

- Incrementar las relaciones interadministrativas para obtener el mayor grado de colaboración posible en cuanto al intercambio de la información de que dispone cada organismo, dentro del marco legal existente.

- Evitar el uso de los procedimientos de fraccionamiento y aplazamiento de deudas para fines distintos de los previstos legalmente. Su adecuado seguimiento y una ágil ejecución de garantías, en su caso, garantiza una mejora en el índice de cobro y en la eficiencia de estos procedimientos con el apoyo de las herramientas informáticas y la mecanización.

 

Finalmente, en la lucha contra el fraude y la morosidad, contra la ocultación de bienes y derechos que obstaculizan la tarea recaudatoria y para prevenir y evitar la realización de actuaciones fraudulentas de los deudores que tanta relevancia tienen en la fase recaudatoria, la misión de la recaudación necesita emplear todo el esfuerzo humano y tener a su disposición todos los medios, personales y técnicos posibles para garantizar la persecución eficaz de esas conductas que tan grave daño causan al interés general y que atentan claramente contra los principios constitucionales de justicia y equitativa distribución de la carga tributaria.

 

La Directora de la Agencia Tributaria Madrid dispone la publicación en el Boletín Oficial del Ayuntamiento Madrid de esta resolución.

 

Madrid, a 14 de febrero de 2020.- La Directora del Organismo Autónomo Agencia Tributaria Madrid, Gema T. Pérez Ramón.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos personalizados. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta su uso, pulse aquí para más información.

Cerrar
Subir Bajar